¡Gracias por estar aquí!

Boda María & Toni, 15 de agosto de 2015

Con el verano en su punto álgido, agosto obsequió a María y a Toni con una tregua en el calor para la noche en la que celebraban su boda. Ellos le habían ofrendado antes unos jardines elegantemente decorados, en los que destacaban las blancas flores de paniculata dispuestas por doquier -tan blancas que también se las conoce como velo de novia-.

Pero el homenaje más importante de Toni y María fue para sus invitados, a los que querían hacer saber lo importante que era para ambos que estuviesen compartiendo esa noche con ellos. Que todos los preparativos – la barra del Sobrino del cóctel, el banquete, la cuidada decoración, la música y las luces…- no hubieran tenido sentido sin su presencia. Así que, esperándole en su sitio en la mesa, junto al menú, cada uno de sus familiares y amigos tuvo unas palabras de agradecimiento de los novios por estar allí y por haber contribuido con cariño, apoyo y risas a sus vidas.

Con esa manera de cuidar a sus seres queridos, María y Toni tienen asegurado disfrutar y compartir muchísimos más momentos especiales!