Una boda de altura

Boda Silvia & Robert, 24 de agosto de 2013

En multitud de ocasiones es difícil explicar los verdaderos motivos por los cuales dos personas se unen y deciden iniciar una vida en común, en otras hay razones de peso. La pasión por el deporte puede ser una de ellas, siendo está tan fuerte que logra salvar otros aspectos que a priori son impedimentos: el idioma, la cultura, las costumbres…

Silvia, española, y Robert, holandés, comparten esa pasión por el deporte, en concreto por el voleibol, y gracias a ésta pudieron conocerse y hoy son marido y mujer. Son jóvenes, divertidos y muy altos, tan altos y divertidos como la reproducción en cartón de ellos mismos que prepararon para su boda, con la que los invitados podían fotografiarse nada más llegar a la finca.

La pareja llegó a los Jardines de Abril en un flamante Rolls Royce antiguo, hizo su entrada por la puerta principal y llegó hasta el plantón de la casa, donde les aguardaban todos sus invitados para degustar el cóctel de bienvenida. En las mesas manuales con palabras básicas para cada uno de los momentos de la celebración, en holandés y español, para que los invitados pudiesen comunicarse sin dificultad.

Y entre risas y bailes, Silvia, Robert y sus seres queridos, festejaron el gran día: ¡el día de su boda!