Arte flamenco en un entorno idílico

Un año más, en los Jardines de Abril, se unieron la belleza de un entorno idílico con el arte flamenco más puro. Una maravillosa noche en la que se pudo disfrutar de un espectáculo de recinto y de actuación.

“No se puede cantar más ni mejor. (…) Cantó todo lo que es posible. Lo de ayer, lo de hoy, lo de mañana y lo de siempre.”, así definía la actuación de Miguel Poveda en los Jardines de Abril, del pasado sábado 28 de julio, la crítica musical del diario Información.

Más de mil personas pudieron escuchar, ver, sentir, disfrutar, con un concierto donde el arte se podía tocar con la punta de los dedos. Dos horas y cuarto de malagueñas, seguidillas, soleá apolá, alegrías clásicas,… que compusieron el repertorio que interpretó el artista en la presentación de su último disco, “artesano”.

El público, además, pudo disfrutar antes y después del espectáculo de los Jardines de Abril en su pleno apogeo. Rincones para conversar tomando un refrigerio, espacios para caminar y disfrutar de la naturaleza, zona de baile, en definitiva, una noche esplendida en un ambiente agradable y con actuación flamenca insuperable.